sábado, 30 de abril de 2011

¿Por qué la familia gobernante no produce el cambio?

Durante los últimos 50 años muchos economistas y estudiosos del caso cubano y es así como debe nombrarse la situación de la nación cubana producto del sistemático y constante plan de destrucción impuesto por la familia dominante, Los Castros. Este plan de desmantelamiento de la sociedad cubana y todo lo que refleje la realidad de su pasado histórico y cultural, excepto la música que también es utilizada como arma en la campaña propagandística del régimen y solo aquellos que no hubiesen abandonado la isla o expresado públicamente su sentir contra este son los que permanecen o actúan en ese mundo musical, pero lo más notable de este plan destructivo ha sido la economía.

Quiero llevar a los lectores algunas inquietudes que por años muchos pensaron y creyeron que en una Cuba socialista sería posible instaurar una forma productiva que no entrara en conflicto con el sistema social y que a su vez fuese una forma abierta de mercado capaz de competir con la propiedad privada y el sistema de mercado libre y a la vez diera la oportunidad a los trabajadores a ser verdaderamente y directamente dueños de los medios de producción, me refiero la ¨Autogestión Económica¨.

Esta forma de producción-autogestión- permite que los trabajadores tengan la posesión directa de la fuente de trabajo y la riqueza producida, que tradicionalmente ha estado en manos de propietarios privados o estatales, en el caso cubano todos los medios de producción han estado en manos del estado que de una forma totalmente irracional y politizada ha detenido en el mejor de los casos el desarrollo lógico de la industria y la tecnología cuando no lo ha destruido en su totalidad como es el caso de la industria azucarera, por citar un ejemplo.

Con la forma autogestionaria la lucha de clases desaparece, pues son los trabajadores quienes tienen control de la propiedad, quienes contratan y despiden a quienes dirigen y administran la empresa, además son los que tienen el poder de decisión de cómo, que, cuando y cuanto se producirá de acuerdo al mercado, fijaran los salarios, beneficios obreros, reservas de ganancias y planes de desarrollo de la empresa, así cuando y a quienes contratar, siendo todos los trabajadores dueños de la empresa de acuerdo a las reglas establecidas por los mismos trabajadores(por ejemplo en que tiempo de trabajo se convierte un trabajador en accionista directo de la empresa). Esto sistema de propiedad no es sencillamente tener derecho a acciones de la compañía luego de un periodo de servicios, ni de un simple plan de retiro, quiere decir ser dueño y tener todas las responsabilidades y derechos de ser dueño. Esto nunca alejaría la participación de bancos e inversionistas privados tanto en préstamos como en sociedad donde todas las partes tengas ventajas positivas y no solo los inversionistas, como sucede hoy en Cuba.

Durante los primeros años de la instauración de la familia Castro en el poder y cuando se produjeron las intervenciones de los medios de producción y servicios, muchos pensaron y se planteo que esos medios pasaran a manos de los trabajadores y manteniendo una forma de mercado libre, las empresas pagarían impuestos así como la sociedad laboral para cubrir los gastos del estado, tales como educación, salud y orden público. Nunca la familia Castro estuvo dispuesta a compartir ni el poder, ni la economía, todo caería bajo su control. Controlando el medio de ingreso de la población controlaba la sobrevivencia de la familia, además del control ejercido por los sindicatos en manos del partido comunista y este a su vez bajo el control de la familia gobernante.

Años donde la economía cubana llegaba a los niveles más bajos en la historia y durante los años donde todo el bloque socialista desaparecía y por tanto la ayuda económica también desaparecía la crisis económica del pueblo cubano llego a marcas extremadamente bajas inclusive para garantizar la canasta básica de alimentación, durante este periodo (periodo especial) se permitieron ciertas formas de comercio primitivo (mercados campesinos y algunas licencias ocupacionales), que poco a poco fueron controlados por las propias empresas estatales que entrando en franca competencia con los trabajadores privados los hace prácticamente quebrar(ejemplo mercados de la Unión de Jóvenes Comunistas, del Ejercito Juvenil del Trabajo así como otras), pues dichas empresas contaban con subsidios gubernamentales. Pese a todo esto se planteo que era el momento de llevar a cabo en Cuba una verdadera Revolución Social, una verdadera Revolución donde los medios de producción pasarían a manos de sus verdaderos dueños, los trabajadores, pero la familia Castro se negó y prefirió entregar la destruida economía cubana en manos de las transnacionales capitalistas.

El Periodo Especial pudo haber sido el momento más oportuno de devolverle a los trabajadores la oportunidad de producir en beneficio de ellos y la sociedad en general, pudo permitir el comienzo de un verdadero desarrollo económico cubano con la participación de los trabajadores, la inversión de capital de cubanos en el extranjero a través de la ayuda a la familia a crear y desarrollar las recién adquiridas empresas, así como la posibilidad de asociarse con inversionistas dispuesto a poner sus dineros en empresas que tenían el compromiso de triunfar porque la alternativa seria el desempleo.

Ahora luego del VI Congreso de la familia Castro la alternativa sigue siendo algunos oficios como payasos, desmochadores de palmas y otros donde al pertenecer a la rama de servicio no aportaran ningún desarrollo de la economía, solo el temporal alivio de aquellos que han perdido el trabajo, lo mismo sucede con la rama de paladares y cafeterías así como timbiriches o vendedores callejeros, la economía cubana no recibirá ningún alivio solo el no tener que pagar los magros salarios de costumbre y el pago de licencia e impuestos, pero esto no es la solución. La entrega de tierras ociosas no en propiedad y por un periodo de tiempo tampoco es una solución permanente, solo la forma en que muchos podrán tener un lugar donde fabricar una vivienda y cultivar lo que puedan con lo que puedan, pues no existen lugares donde comprar los utensilios de labranza y tampoco existe el dinero para hacerlo, se habla de préstamos a los nuevos cuentapropistas, cual es la garantía de pago, ¿no es esto otra forma de complicar la situación? , ¿Por qué la familia Castro no autoriza el verdadero cambio económico?, ¿Cuál es el miedo a realizar y cumplir el plan del Moncada?. El miedo es que se cumpla el pensamiento de José Martí que dice: Solo existe libertad social con la libertad económica.

Sigue pasando el tiempo y la economía cubana cada dia esta mas en manos de transnacionales y empresas que casualmente fueron atacadas en varias partes del mundo por la misma familia Castro durante los años de conquista y renta de mercenarios cubanos por el mundo. Que ironía, aquellas empresas internacionales que son condenadas por explotar a los trabajadores y mantener el capitalismo que ayer fueron enemigos de la familia Castro hoy se pasean y son dueños de la economía cubana esclavizando al pueblo con la colaboración total de la familia gobernante. Esta es la verdadera razón de no autorizar la Autogestión en Cuba, porque sería el comienzo del fin del reino de la familia Castro.

1 comentario:

  1. Eres un salvaje, me gusta como escribes.

    ResponderEliminar